Skip to content
shop online

LA ELABORACIÓN

UNA MEZCLA DE CALIDAD, MODERNIDAD Y TRADICIÓN

En las plantas Cellini, el café verde, que proviene de todo el mundo, se mezcla, elabora y envasa con el máximo cuidado, hasta que se convierte en el café, molido o en grano, que gustamos cada día. Todos los procesos productivos se gestionan desde un sistema computarizado que garantiza un control constante, pero es la gran experiencia y la pasión de cada persona que participa en la producción las que han hecho posible con el paso de los años que el café Cellini sea sinónimo de altísima calidad.

LLEGADA DE LA MATERIA PRIMA

Todos los días, sacos de 600/1200 kg de cada origen de café llegan a nuestro establecimiento. Pasado el primer control organoléptico y el paso a través de limpiadores, cribas y desferrizadores, los granos aún verdes se envían a silos de café crudo.

EL TOSTADO

El café verde entra en máquinas especiales donde, a una temperatura de alrededor de los 210°/220°, se tuesta en 15/18 minutos. Este proceso tiene lugar a través de curvas constantes de tueste expresamente estudiadas, para cada mezcla, y controladas mediante un sofisticado método computarizado.

Durante la torrefacción, la pérdida general de peso del café puede oscilar entre el 15 /16% y el 20/21%, en función del grado de tueste, debido a la evaporación del agua que contiene el café verde. Por el contrario, el volumen de granos tostados puede aumentar incluso en un 50% disminuyendo de manera considerable el peso específico.

CONTROL

Inmediatamente después del tostado, con un instrumento especial de laboratorio, se controla el grado de color de la mezcla y se compara con los parámetros establecidos por el laboratorio de calidad. Las mezclas conformes, son enviadas a los silos específicos durante un período de reposo bien establecido.

Un tueste más claro tiende a corregir el ‘amargo excesivo’ del café y a exaltar las cualidades de acidez y dulzura, porque, en una mezcla más oscura tienden a allanarse los sabores en la taza.

EL MOLIDO

El café a moler pasa por los grupos de molido. Esta fase es muy delicada y es controlada constantemente con ayuda de instrumentos láser. Se controla en tiempo real el estándar de granulometría y la volumetría del producto apenas molido, obteniendo un molido homogéneo, constante y perfectamente en línea con los estándares declarados.

La mezcla molida se introduce a continuación en los silos pertinentes de reposo durante un período de estabilización que varía, según el tipo de envase final, entre las 2 y las 24 horas. Este intervalo es absolutamente necesario para poder enviar el producto a la fase de envasado y limitar al máximo el peligro que los paquetes se “desinflen”.

ENVASADO

Todo el café tostado se envasa en atmósfera modificada, excluyendo las bolsas de café molido, con máquinas automáticas idóneas para garantizar la máxima duración en términos de conservación, fragancia y calidad del producto. En todos los envases de café en grano, se aplica una válvula llamada «de protección del aroma». El producto acabado se paletiza en cartones o fardos de polietileno termocontraído. A continuación, se forra con un envolvedor robotizado que, de forma automática, envía las paletas acabadas al recinto de almacenamiento automático.

ALMACENAMIENTO Y DISTRIBUCIÓN

La organización del almacén sigue rigurosamente la metodología FIFO de entrada y salida de los productos. De este modo, se garantiza la correcta rotación de los productos acabados. La distribución a los distintos canales de venta se lleva a cabo utilizando nuestra red comercial directa y con la colaboración de empresas primarias de transporte nacional e internacional.